Artículo

En el último tramo de 2020 Inespre llegó a 1.3 millones personas

20 views

La institución tiene cerca de 2,000 empleados, cantidad similar a la que dejó la gestión anterior, calcula el director

En los últimos tres meses del año pasado el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre), visitó 1,940 puntos en la geografía nacional y con esos operativos, en los que gastó RD$50 millones, impactó positivamente en un millón 322 mil personas.
Diariamente el organismo tiene entre 40 y 45 espacios de ventas en todo el país, en los que distribuye alimentos de la canasta básica a precios bajos.

El director del organismo, Iván Hernández Guzmán, explicó ayer que esas unidades de comercialización se ubican diariamente en distintas zonas geográficas, previa labor de “avanzada” que realizan técnicos del Inespre y luego de establecer contactos con los comunitarios de los lugares a los que se llevará la oferta de rubros agropecuarios, entre ellos de las iglesias, juntas de vecinos y otros.

“Esas personas son las que nos indican dónde exactamente estará colocada la bodega y el día que la prefieren. Los operativos que hemos hecho superan los dos mil. Y hasta ahora no ha habido un empujón, ni ha habido problemas, porque les hemos dado y entregado los operativos a la comunidad en sus manos”, dijo el funcionario, en una entrevista especial para elCaribe.

Citó el trabajo en equipo, encabezado por el presidente Luis Abinader y por los incumbentes del gabinete agropecuario, entre ellos el ministro de Agricultura, Limber Cruz, y el administrador del Banco Agrícola, Fernando Durán, cuya institución ha estado prestando a tasas preferenciales para la producción.

“En equipo hemos afrontado situaciones que son heredadas”, indicó, respondiendo a preguntas formuladas por el director del diario, Osvaldo Santana, quien dirigió el encuentro. “En nuestra gestión no tenemos deudas viejas pendientes con suplidores; se les paga semanalmente. Por ejemplo, el operativo que hicimos con los plátanos, que fue el primero, en Tamayo-Vicente Noble, a esos productores se les hacían pagos semanales y una semana después de llegar ese producto, sus dueños tenían el pago realizado”, expuso Hernández Guzmán. El Inespre comercializa cebolla, habichuela, arroz, plátano, yuca, pollo, papa, ajo y otros.

Iván Hernández Guzmán aseguró que los plazos en los productos agropecuarios son biológicos, no se pueden violentar ni alterar. Se refiere, concretamente, a que las cosechas se pueden acelerar o retrasar. Y eso explica por qué en determinadas épocas hay más o hay menos existencia de un producto equis.

Aprovechó la entrevista para explicar que con el inicio de la pandemia de Covid-19 y el cierre del país, a mediados de marzo de 2020, colapsó el canal de distribución, a pesar de que la demanda seguía igual pero los negocios estaban cerrados, entre ellos los restaurantes, hoteles-resorts y otros espacios de colocación de la producción nacional.

“Nuestro papel como institución es velar porque no haya esos baches de producción, para que no se refleje en meses siguientes. Si un productor de papa o de cebolla, o lo que sea, tiene su cosecha y no logra darle salida, significa que no volverá a plantar. Y eso hará falta luego. Lo que hemos visto -como equipo agropecuario- es que se debe mantener esa dinámica de producción, dándoles garantía a los productores, dándoles confianza y buscándoles mercados en los rubros que sea necesario. Esa es la preocupación del presidente Luis Abinader, que por cierto, cada día monitorea los precios”, indicó Hernández Guzmán.

Y agregó que la institución, conjuntamente con el Ministerio de Agricultura, tiene un sistema de monitoreo de precios, y esos precios los ve diariamente el jefe de Estado. “Se hace un levantamiento que va desde fincas, para tener precios de fincas.
Se verifican los precios de mercados, de colmados y supermercados. Se mira el espectro de los doce productos básicos y uno que otro producto que entra en crisis, por las informaciones que nos van llegando. De ahí se hace una media y nos da la alerta de que está pasando algo. Es ahí cuando se comienzan a tomar las medidas de lugar”, explicó de otro lado Eudy Collado, subdirector de Inespre, quien acompañó al director del organismo al encuentro. Acudieron también a la cita Richard Mercedes, director de Comercialización, y Paúl Pimentel Blanco, de Comunicaciones.

Por parte del periódico, además del director Santana, participaron Héctor Linares, subdirector, y Héctor Marte Pérez, jefe de Redacción de Apertura.

El Inespre fue creado por la Ley 526-69, que rige la institución y le otorga el marco legal. Y ese marco es el de ser brazo comercializador de la parte agropecuaria del Estado. “Es el vínculo entre el productor y la clase que demanda los productos alimenticios”, plantea el titular del Inespre. La institución tiene interés en realizar los mercados de productores en los municipios cabecera y posee logística para eso, según el director. “Todo eso estaba listo, pero la pandemia, no nos permite aglomerar gente; no hemos podido hacerlo. Nos hemos concentrado más en el programa Bodegas Móviles, que nos ayuda más a mantener el distanciamiento”, sostuvo. Fuera de las compras coyunturales, el Inespre tiene programas permanentes, entre ellos “Canasta Segura” que encamina junto a los ministerios de Industria, Comercio y Mipymes, Economía, Agricultura y el Banco Agrícola.

¿Haría importaciones?

El director del Inespre tiene claro que su prioridad siempre será proteger la producción nacional, pero no vacilaría en realizar importaciones masivas, si fuese necesario. “La ley faculta al Inespre, como institución estatal (…). Es la institución llamada a hacer eso. Si se quiere realizar una importación directa del Estado, así como una exportación directa, debe ser a través del Inespre. Todavía no ha sido necesario, pero si lo fuese, y por alguna razón hay que hacer eso, se haría. La prioridad del Presidente es preservar la seguridad alimentaria de República Dominicana”, dijo Iván Hernández.

Héctor Marte Pérez, Héctor Linares, Osvaldo Santana, Iván Hernández Guzmán, Eudy Collado y Richard Mercedes, en el diario elCaribe.

En una lucha constante por la institucionalidad

Iván Hernández Guzmán es nieto del extinto Antonio Guzmán Fernández (presidente de la República 1978-1982). El gobierno de Guzmán se caracterizó por ser respetuoso de las libertades públicas y por conducir al país por un proceso de democracia. Cuando Guzmán falleció, Iván era un niño de nueve años.

En su paso por Inespre, Iván está procurando construir un referente sobre su gestión y ve como un compromiso el hecho de llevar el apellido Guzmán, le dijo ayer a este diario, al responder una pregunta. “El legado más importante que puede dejar cualquier servidor público es fortalecer la institucionalidad. Los hombres pasamos por las instituciones, no somos eternos. Pero si uno deja una institución fuerte, es difícil que quien venga pueda desbaratar todo eso que funciona bien”, dijo.

Desde la Policía Nacional hasta otros organismos

En la actual gestión, Inespre ha logrado acuerdos con otras instituciones del Estado, entre ellas la Policía Nacional, a quien ha dado asistencia para sus miembros, que por el carácter y naturaleza del trabajo tienen menos tiempo para realizar las compras. “También hemos establecido alianzas con las fuerzas armadas y con otras entidades que nos solicitan. La idea es que los operativos se mantengan”, aseguró el principal funcionario del Inespre.

“Hemos diseñado maneras y controles para los operativos de ventas, tal cual lo hace una compañía de distribución de productos masivos. Los camiones se cuadran diario y se sabe cuánto lleva cada uno de mercancía y cuánto tiene el persona de ese camión que entregar. La recuperación es tal cual lo hemos previsto. En cuanto a lo invertido en rubros, nosotros recuperamos un 75% de la inversión, ahora que tenemos lo del pollo, porque éste lo compramos a 50 pesos la libra y lo estamos vendiendo a 35, en promedio. Por eso tenemos esa deficiencia. En la mayoría de los casos, en los otros productos, nosotros los vendemos al precio que nos los da el productor. Incluso, en función del precio al que nos lo entrega el productor, a veces eso nos permite ponerles un margen de ganancia de entre un tres y un cinco por ciento. Es decir, que eso no es muy oneroso para el Estado”, sostuvo el director del Inespre.

 

 

 

Fuente
El Caribe

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *