Artículo

Un estudio rastrea colmillos de elefante de un naufragio del siglo XVI

27 views

En 1533, el Bom Jesus -un buque mercante portugués que transportaba 40 toneladas de carga, incluyendo oro, plata, cobre y más de 100 colmillos de elefante– se hundió frente a la costa de África, cerca de la actual Namibia. El naufragio fue encontrado en 2008, y los científicos dicen que ahora han determinado la fuente de gran parte del marfil recuperado del barco.

 

En su estudio, publicado en la revista Current Biology, se utilizaron diversas técnicas, incluido un análisis genómico del ADN extraído de los bien conservados colmillos, para determinar las especies de elefantes, sus orígenes geográficos y los tipos de paisajes en los que vivían antes de que los mataran por sus colmillos.

 

El marfil había sido guardado en un nivel inferior del Bom Jesus bajo una pesada carga de lingotes de cobre y plomo, dijo Alida de Flamingh, una investigadora postdoctoral de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign que dirigió el estudio con el profesor de ciencias animales Alfred Roca y el profesor de antropología Ripan Malhi.

 

«Cuando el barco se hundió, los lingotes comprimieron los colmillos en el lecho marino, evitando así mucha de la erosión física por las corrientes marinas que habrían llevado a la destrucción y dispersión de los objetos del naufragio«, dijo de Flamingh. «También hay una corriente marina extremadamente fría en esa región de la costa de Namibia, que probablemente ayudó asimismo a preservar el ADN de los colmillos del naufragio».

 

El equipo extrajo el ADN de 44 colmillos. Analizando secuencias genéticas que se sabe que difieren entre los elefantes de bosque africano y los de sabana, los científicos determinaron que todos los colmillos que analizaron pertenecían a elefantes de bosque. Un examen más detallado del ADN mitocondrial, que solo se transmite de las madres a sus crías, ofreció un origen geográfico más preciso de los colmillos de los elefantes que el que es posible de otra manera.

 

[Img #62775]

 

Los colmillos de elefante recuperados del naufragio estaban inusualmente bien conservados. (Foto: National Museum of Namibia)

 

«Los elefantes viven en grupos familiares matriarcales, y tienden a permanecer en la misma área geográfica durante toda su vida», dijo de Flamingh. «Al comparar el ADN mitocondrial del marfil del naufragio con el de los elefantes de origen conocido de toda África, pudimos señalar regiones y especies específicas de elefantes cuyos colmillos se encontraron en el naufragio».

 

Los 44 colmillos eran de elefantes que residían en África Occidental. Ninguno era originario de África Central. «Esto es consistente con el establecimiento de centros de comercio portugués a lo largo de la costa de África Occidental durante este período de la historia», dijo de Flamingh.

 

El equipo utilizó el ADN para identificar hasta 17 linajes familiares de los elefantes, de los cuales se sabe que persisten solo cuatro en África.

 

«Los otros linajes desaparecieron porque África Occidental ha perdido más del 95% de sus elefantes en los siglos posteriores debido a la caza y a la destrucción del hábitat», dijo Roca.

 

Ese análisis reveló que los elefantes vivían en hábitats mixtos, cambiando de zonas boscosas a sabanas en diferentes estaciones, muy probablemente en respuesta a la disponibilidad de agua.

 

El equipo está agregando las nuevas secuencias de ADN al Loxodonta Localizer, una herramienta de acceso abierto desarrollada en la U. de I. que permite a los usuarios comparar las secuencias de ADN mitocondrial recogidas de los colmillos de elefantes cazados furtivamente con las de una base de datos en línea recogida de los elefantes de todo el continente africano.

 

 

 

 

 

(Fuente: NCYT Amazings)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *